Las sillas de ruedas eléctricas y las scooter están indicadas para las personas que quieren llevar una vida independiente pero que por cuestiones de discapacidad o edad no tienen la condición física para autopropulsar una silla de ruedas manual. Por ello, es importante saber cómo elegir la silla de ruedas más adecuada a tus necesidades. Tanto las sillas de ruedas eléctricas como las scooter necesitan la utilización de una batería externa para su funcionamiento. Por lo cual, vamos a hablar de los tipos de baterías que existen y sus principales características, a modo que conozcas sus beneficios a la hora de elegir la batería que más se ajuste a tus necesidades.

Tipos y características de las baterías

La batería es el elemento más importante de la silla de ruedas eléctrica y scooter, ya que son las encargadas de abastecer de energía al motor que las impulsa.

Existen dos tipos de baterías, las de plomo y las de gel. Las baterías de plomo (también denominadas de ácido o AGM) suelen ser utilizadas para aparatos de menor potencia, ya que éstas tienen un número de amperios inferior. En cambio, la batería de gel tiene la característica principal de ser más duradera, ya que necesita menos cargas profundas.

Los beneficios de las baterías de gel son varios, por ejemplo, tienen una gran capacidad de recuperación. Además de una vida vida útil de hasta 12 años, superior a las baterías de plomo o AGM. Además, tienen garantizado un número elevado de ciclos de carga y descarga para aparatos de mayor potencia.

Por otro lado, las baterías de plomo o AGM proporcionan beneficios similares a las de gel. La diferencia de que este modelo soporta la tensión al igual que las pilas convencionales, sin precisar ninguna modificación al sistema de carga. Esto quiere decir que no admiten sobrecargas ni descargas profundas, ya que esto provoca una disminución de su vida útil.

batería

Cuidado de la batería

A continuación, vamos a dar cinco consejos para cuidar las baterías y así alargar su vida útil, independientemente del tipo que sea:

  • Antes de usar la batería por primera vez, cárgala durante al menos 12 horas seguidas.
  • Utiliza todos los días (o lo máximo posible) la silla o scooter. La falta de uso es precisamente lo que provoca que una batería se estropee con mayor rapidez.
  • No dejes que la batería se descargue del todo, ya que las descargas profundas hacen que éstas no se recuperen en su totalidad. Las baterías de gel no tienen efecto memoria, no hay que dejarlas descargar del todo para cargarlas de nuevo.
  • Deja que los ciclos de carga se realicen de forma completa. No desenchufes el cargador hasta que la carga haya finalizado.
  • Recomendamos que utilices la silla o scooter durante el día y cárgala por la noche mientras duermes, así podrás despreocuparte.

Si tienes alguna duda sobre las baterías para sillas de ruedas eléctricas y scooter puedes ponerte en contacto con nosotros. A través de nuestras redes sociales o escríbenos un comentario en el artículo.

¡Hasta el próximo post! 🙂

1 Comentario

  • Juan Ramon Martinez

    Hola buenos días, mi nombre es Juan Ramón Martinez y Tengo una duda sobre las baterías de mi silla de ruedas, que tan rápido se pueden descargar las baterías teniendo carga completa?? por ejemplo mi silla de ruedas tiene mes y medio de uso, y recorro 3 cuadras en las mañana para llegar a mi trabajo y se consume la mitad de la batería, es normal?? la silla de ruedas es de la marca izzy go 37 y que tipo de baterias me recomiendan y que marca?

Deja tu comentario