La práctica de deporte, y en este caso del baloncesto, es sin duda una actividad beneficiosa para nuestra salud; es un ejercicio muy completo que desarrolla habilidades como equilibrio, concentración, autocontrol, personalidad, confianza, rapidez de ejecución, agilidad muscular y reflejos precisos que benefician la salud.

Los beneficios directos al organismo para quienes practican este deporte se observan desde la infancia, entre dichas facultades se cuentan el mayor desarrollo de estatura, masa muscular y agilidad.

En adultos favorece la buena circulación sanguínea y capacidad pulmonar. Además, el continuo movimiento del juego permite mejor sincronización del ritmo cardíaco. Otros de los beneficios de practicar baloncesto es la disminución de los niveles de colesterol y la estimulación en la liberación de endorfinas, las llamadas “hormonas de la felicidad”.

Pese a las facultades positivas que presenta practicar baloncesto, debemos tener en cuenta varios factores para evitar problemas físicos, ya que se trata de uno de los deportes con más lesiones por ser un ejercicio de contacto y explosivo. Sobre todo, las lesiones de rodilla y de tobillo son las más frecuentes en el baloncesto.

10 CONSEJOS PARA EVITAR LESIONES EN EL BALONCESTO

1.  Cancha. Antes de jugar, busca una pista en buenas condiciones para practicar. La cancha debe estar libre de obstáculos para evitar colisiones, limpia para reducir el riesgo de resbalones y que el suelo (goma, parqué o cemento) tenga una buena tracción.

2.  Complementos. Una elección correcta de la ropa y complementos nos ayudará a evitar posibles lesiones. El uso de rodilleras o protectores de codo impiden abrasiones o heridas. Por otro lado, las tobilleras ayudan a combatir posibles torceduras y malos gestos. Además, la vestimenta debe ser transpirable, cómoda y ligera.

3.  Calzado. Es muy recomendable el uso de calzado de calidad y adecuado para la práctica de este deporte. La importancia del calzado en el baloncesto es sin duda un elemento que evita las lesiones. La suela debe tener un buen agarre, la zapatilla tiene que proteger el tobillo y la talla necesita ser exacta a tu pie.

4.  Calentamiento. Es imprescindible realizar un calentamiento óptimo antes de jugar. Calentar realizando pequeños saltos, movimientos suaves de las extremidades y correr a ritmo ligero durante 3 o 4 minutos. No confundir con estiramiento, que se realizará después de la actividad.

5.  Práctica. Durante el ejercicio es importante conocer el juego y saber dónde posicionarnos, para así evitar colisiones. No mascar chicle ni llevar puesto relojes, cadenas o pendientes. Utilizar una técnica adecuada en el lanzamiento, debido a que una mala ejecución puede causar lesiones como tendinitis o esguinces.

6.  Hidratación. La mayoría de las lesiones musculares y tendinosas se generan como consecuencia de la deshidratación. Hay que beber como mínimo 2 litros de agua al día, más lo que tomes durante y después de la práctica deportiva.

7.  Estiramiento. Tras la práctica, debemos estirar nuestros músculos, sobre todo los que hayamos ejercitado más intensamente, como hombros y piernas. Se realizan con movimientos suaves y continuos (15 segundos), empezamos de arriba abajo, por el cuello hasta llegar a los tobillos.

8.  Descanso. El sobre-entrenamiento acaba provocando lesiones por la fatiga de los músculos. Además, el cansancio puede producir una mala ejecución de movimientos, aumentando así el riesgo de lesión.

9.  Recuperación. Una óptima recuperación de nuestro cuerpo durante y tras el ejercicio físico es primordial a la hora de evitar lesiones musculares. Una dieta equilibrada ayudará a recuperarnos más rápidamente.

10. Primeros auxilios. En caso de daños menores como torceduras o distenciones, aplicar hielo en la zona afectada. En lesiones de mayor gravedad como contusiones, dislocaciones o fracturas, llamar a personal especializado lo antes posible o trasladar al centro médico más cercano.

Si tenemos en cuenta todos estos factores antes, durante y después de jugar al baloncesto, se reducirán las posibilidades de sufrir lesiones.

Si deseas saber más sobre algunos de nuestros productos que protegen y ayudan a evitar posibles lesiones, puedes contactar con nosotros en nuestro servicio de Atención al Cliente. A teavés del correo electrónico a [email protected] o en nuestras redes sociales.

¡Hasta el próximo artículo! 🙂

Deja tu comentario