Nos encontramos en temporada alta de nieve y cada vez son más las personas que realizan deportes como el esquí o el snowboard. Los beneficios de estos dos deportes son evidentes, ya que nos mantienen en forma, estimulan el organismo, mejoran la coordinación, la flexibilidad y el equilibrio.

El esquí y el snowboard no se consideran deportes de riesgo, pero son unos de los deportes con mayor frecuencia de lesiones. Los principales motivos son las imprudencias, la masificación, la falta de preparación y que el medio sea hostil, son elementos que aumentan las posibilidades de sufrir accidentes.

Las principales lesiones a la hora de practicar esquí son las siguientes:

  • Lesiones de hombro (12%). Se producen generalmente al intentar frenar las caídas con los brazos.
  • Lesiones de cabeza y cara (6%). No son frecuentes, pero sí peligrosas y con importantes consecuencias, por ello la importancia de utilizar casco y gafas de protección.
  • Lesiones de tronco (11%). Las contusiones en las costillas y en la columna vertebral son especialmente peligrosas ya que afectan a la columna vertebral pudiendo causar parálisis.
  • “Pulgar del esquidador” (7%). Se produce al caer sobre las manos que sujetan los bastones de esquí, de modo que el palo tuerce el pulgar y lo lesiona.
  • Lesiones de rodilla (37%). Este tipo de dolencias son sin duda, las más frecuentes en la práctica del esquí.
  • Lesiones de muñeca (3%). Al igual que las lesiones de hombro, se producen al colocar las manos instintivamente delante del cuerpo para evitar una caída.
  • El 13% restante se producen en otras zonas del cuerpo menos frecuentes.

Por otro lado, las lesiones más habituales en la práctica del snowboard, son las luxaciones o dislocaciones de hombro y roturas de clavícula. Según un estudio, la lesión de muñeca es la más común ya que es 10 veces más frecuente que en el esquí (Abu-Laban, 1991).

lesiones en la nieve

10 CONSEJOS PARA EVITAR LESIONES EN LA NIEVE

  1. Una óptima preparación física es primordial, reforzando aquellas partes del cuerpo más utilizadas con deportes como la natación, el ciclismo o ejercicios aeróbicos.
  2. Un buen aprendizaje de la técnica antes de practicar este deporte evita el 70% de las lesiones.
  3. No beber alcohol antes ni durante la práctica de este deporte. A mayor altitud, mayor es el efecto del alcohol en el organismo.
  4. Evitar esquiar y hacer snowboard en condiciones ambientales adversas y terrenos que desconozcamos.
  5. Calentar durante 15 minutos las extremidades del cuerpo con ejercicios de movilidad articular. Realizar estiramientos una vez terminado el ejercicio.
  6. Uso imprescindible del casco, este debe cubrir la totalidad de la cabeza y ser de uso exclusivo con certificación de calidad. Además, proteger los ojos del reflejo del sol sobre la nieve con gafas de sol muy resistentes a los rayos UV.
  7. Las fijaciones de los esquís o de la tabla de snowboard deben ser de buena calidad. Además, tiene que estar ajustadas según el peso de la persona.
  8. Proteger los pies con plantillas especiales para la nieve. Evitan el deslizamiento del pie y minimizan la posibilidad de daños articulares y además, aísla el pie de la humedad y el frío.
  9. Descansar cada cierto tiempo para relajar la musculatura y las articulaciones. El cuerpo experimenta una pérdida de reflejos y agilidad, así como la resistencia muscular, debido al cansancio.
  10. En caso de haber tenido lesiones o ser propensas a ellas, el uso de coderasrodilleras y muñequeras ayudarán a proteger esas zonas del cuerpo.

 

Si tenemos en cuenta todos estos factores antes, durante y después de la práctica del esquí o snowboard, se reducirán las posibilidades de sufrir lesiones.

Si deseas saber más sobre algunos de nuestros productos que protegen y ayudan a evitar posibles lesiones, puedes contactar con nosotros en nuestro servicio de Atención al Cliente. A través del correo electrónico a [email protected] o en nuestras redes sociales.

¡Hasta el próximo artículo!

Deja tu comentario