El invierno está a la vuelta de la esquina y con él van de la mano las bajas temperaturas, algún que otro catarro, y también la humedad, un factor que no siempre tenemos en cuenta y que puede resentir nuestra salud, y en concreto, la de nuestros pies.

Aunque la sudoración de los pies es más propia del verano, el uso de calzado cerrado y abrigo excesivo con el tejido inadecuado puede provocar el mismo efecto en la época de frío y, por consiguiente, la aparición de hongos, una invasión parasitaria que produce una infección en la piel y que puede aparecer en la planta del pie, entre los dedos, o incluso en las uñas. 

¿Cómo saber si tengo hongos?

Aunque pueden manifestarse de diferentes formas, los indicios más comunes son el aspecto irregular, la piel reseca y el mal olor. Respecto a las consecuencias, los hongos no producen gran sensación de dolor pero en ocasiones sí picor y escozor.

Además de afectar a nuestra piel, los hongos pueden producir onicomicosis una infección en las uñas que, aunque no suele causar molestias, altera la estética de las uñas y que, si no se trata a tiempo, puede extenderse y volverse crónica. Algunos de los factores de riesgo para desarrollar onicomicosis son:

  • La humedad
  • El envejecimiento
  • Sufrir otras enfermedades en la piel, como la psoriasis
  • Tener diabetes, pues baja nuestro sistema de defensas y es más vulnerable a infecciones.

Para evitar la aparición de hongos y disfrutar de unos pies sanos, puedes seguir estos consejos:

  • Explora con regularidad tus pies y comprueba que las uñas tienen un color adecuado, homogéneo y sin rugosidades ni roturas
  • Utiliza en la medida de lo posible un jabón PH neutro: este tipo de jabones tienen un ph similar a nuestro piel y al no contener colorantes ni aromatizantes, son muy respetuosos con pieles sensible o susceptibles de sufrir alergias
  • Seca muy bien toda la zona de los pies para evitar que queden partes húmedas y se fomente la aparición de infecciones
  • No compartas los artículos de aseo podológico: toallas, higiene de pies, utensilios de manicura…
  • Evitar caminar por superficies donde más probabilidades de infección hay: piscinas públicas, vestuarios…
  • La aromaterapia: El agua tiene innumerables beneficios para nuestra salud, y en este caso, para los pies mezclada con un aceite esencial de lavanda puede evitar la aparición de hongos 
  • Utiliza un calzado transpirable y evita calcetines muy ajustados o de tejido de lana. En caso de lluvia, el calzado impermeable y las botas de agua son un buen aliado.

Nota: puede encontrar varios artículos sobre la higiene de pies en nuestra página web y si presenta alguna duda o desea ampliar más información sobre alguno de nuestros artículos, puede hacerlo en nuestro departamento de atención al cliente a través del correo [email protected]

Deja tu comentario