El 6 de abril es el Día Mundial de la Actividad Física, una iniciativa internacional con el objetivo de educar a la población sobre los beneficios que nos aporta a la salud.

La actividad física es fundamental para el mantenimiento y mejora de la salud, además de ayudar a la prevención de enfermedades para cualquier persona, independientemente de la edad. El ejercicio físico contribuye a la prolongación y mejora de calidad de vida, no solo a través de beneficios fisiológicos sino también psicológicos y sociales.

BENEFICIOS DE LA ACTIVIDAD FÍSICA

Beneficios fisiológicos

  • La actividad física reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, tensión arterial alta y diabetes
  • Ayuda a regular el sobrepeso, la obesidad y el porcentaje de grasa corporal
  • Tonifica los músculos, mejora la forma física y capacidad pulmonar que evita la fatiga
  • Fortalece los huesos, aumentando la densidad ósea

Beneficios psicológicos

  • La actividad física mejora el estado de ánimo
  • Disminuye el riesgo de padecer estrés, ansiedad o depresión
  • Aumenta la autoestima y proporciona bienestar

Beneficios sociales

  • Fomenta la sociabilidad entre quienes practican actividad física
  • Aumenta la autonomía y la integración social, especialmente en el caso de personas con discapacidad física o psíquica

actividad física

Sin embargo, la práctica de ejercicio físico sin tener conocimientos ni estar preparado puede causar diversas lesiones. Por ello, vamos a dar una lista de siete consejos para evitar lesiones antes, durante y después de realizar cualquier tipo de actividad física.

CONSEJOS PARA EVITAR LESIONES

  • Calentamiento. Es imprescindible realizar un calentamiento óptimo antes de realizar ejercicio, como el running o el baloncesto. Calentar realizando movimientos aeróbicos y correr a ritmo suave durante 3 o 4 minutos. No confundir con estiramiento, que se realizará después de la actividad.

 

  • Complementos. Una correcta elección de la ropa y complementos nos ayudará a evitar posible lesiones.

 

  • Calzado. El uso de zapatillas deportivas de calidad es fundamental a la hora de practicar ejercicios y evitar problemas físicos. Si salimos a caminar, debemos utilizar un calzado apropiado.

 

  • Hidratación. La mayor parte de las lesiones musculares y tendinosas se generan como consecuencia de la deshidratación. Beberemos, como mínimo, 2 litros de agua al día y más aún si vamos a practicar algún tipo de deporte.

 

  • Descanso. El excesivo ejercicio físico acaba provocando lesiones por la fatiga de los músculos. Además, el cansancio puede producir una mala ejecución de movimientos, aumentando así el riesgo de sufrir una lesión.

 

  • Estiramiento. Tras la actividad física debemos estirar nuestros músculos, sobre todos los que hayamos ejercitado más intensamente. Se realizan movimientos suaves y continuos durante 15 segundos.

 

  • Recuperación. Una óptima recuperación de nuestro cuerpo tras la actividad física es primordial a la hora de evitar lesiones musculares. Una dieta equilibrada ayudará a recuperarnos más rápidamente.

 

En el blog tenemos la categoría de actividad física con diversos artículos que podrán interesarte. Si deseas saber más sobre algunos de nuestros productos o si tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto con nosotros a través de nuestras redes sociales o escríbenos un comentario en el artículo.

¡Hasta el próximo post! 🙂

1 Comentario

  • Chaparrita Rodriguez

    gracias me sirvio de mucha ayuda

Deja tu comentario