La seguridad es parte esencial de la vida, tanto en el exterior como en nuestro propio hogar. Cualquier tarea del día a día puede conllevar un riesgo, pero hay remedios para asegurarnos que ese riesgo desaparezca. En ocasiones no le damos importancia que merece pero… ¿qué precio tiene nuestra seguridad?

Según el informe DADO del año 2007, los accidentes domésticos son la cuarta causa de muerte en Europa, y la primera causa de muerte en los menores de 35 años. Suponen un 5% de las muertes anuales en nuestro continente, y solo se sitúan por encima los problemas cardíacos, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

Cierto es que han pasado ocho años desde estos datos, pero las estadísticas siguen mostrando un alto porcentaje de accidentes domésticos totalmente evitables. Solemos preocuparnos de catástrofes naturales o accidentes a gran escala, pero los pequeños accidentes son los que acaban sumando más muertes a final de cada año.

Y dentro de casa, las dos habitaciones donde se producen más accidentes son la cocina y el baño. En el segundo caso, es especialmente peligroso para las personas mayores puesto que un golpe puede acabar desembocando en una grave lesión que, a edades avanzadas, puede ser irreparable o incluso mortal.

En este artículo os explicaremos cómo adaptar la ducha o bañera para una persona mayor. Existen diversos productos útiles para que el baño de una persona anciana sea más fácil de realizar y mucho más seguro que de forma habitual.

Al entrar a la ducha/bañera

Peldaños de acceso

Con el paso de los años, los huesos se resienten y nuestra flexibilidad se ve afectada. Esta limitación nos afecta en las tareas cotidianas de la vida, como puede ser el meterse en la bañera. Para ello, es recomendable disponer de un peldaño de acceso a la bañera con conteras antideslizantes en sus patas. Es un modo fácil de acceder con mayor comodidad a la bañera, ya que algunos peldaños pueden regularse en altura y son productos fáciles de guardar en cualquier lugar.

Alfombrillas antideslizantes

La base de la bañera o pie de ducha provoca gran parte de los accidentes en el baño, debido a su superficie deslizante que puede costarnos más de un problema. Se puede colocar una alfombrilla antideslizante en la base de la bañera o ducha, que se adhiere al suelo a modo de ventosa, permitiendo que el usuario se asee sobre una superficie sin riesgo a resbalarse. También son muy útiles a la hora de salir, pudiendo colocarla en el suelo del cuarto de baño para no patinar si el suelo se moja.

Asideros

Existen asideros que se colocan en la parte superior de la pared de la bañera, que permiten incorporarse a la hora de salir y apoyarse a la hora de entrar. También pueden colocarse barras de pared, que se pueden instalar de forma permanente o con ventosa para el mismo fin que los asideros de bañera.

Elevadores de bañera

Otro modo para acceder al interior de la bañera, recomendado para pacientes con mayores problemas físicos o de movilidad. El riesgo de caerse es mínimo, pues el elevador es una silla que permite al usuario entrar y salir de la bañera sentado.

Durante el baño

Esponjas y gorros

Las esponjas con mango son ideales para aquellas personas con flexibilidad limitada, a las que le cueste agacharse y llegar a ciertas zonas del cuerpo para lavarse. Además, el mango tiene la suficiente flexibilidad para amoldarse al metabolismo de cada uno. Por su parte, los gorros evitan que se moje el cabello durante la ducha.

Asientos para el interior de la bañera

Es una forma eficaz de que el usuario se asee cómodamente, sin riesgo de caída o de tener algún percance. Cuentan con una base o patas antideslizantes, equipadas con conteras que impiden que el asiento se mueva durante el uso del mismo. En el caso de utilizar un pie de ducha, son más útiles los taburetes, sillas (con reposabrazos o sin ellos) y los asientos abatibles con fijación a la pared. Estos últimos, se quedan como una parte más del mobiliario de ducha, y permite que el usuario se siente ocupando el mínimo espacio posible, y sin utilizar espacio al abatirlo contra la pared.

Al salir de la ducha/bañera

A la hora de salir del baño, será importante contar con los elementos anteriormente mencionados a la hora de entrar: el peldaño de acceso nos permitirá una mayor estabilidad a la hora de salir de la bañera; las alfombrillas antideslizantes impedirán que nos resbalemos en caso de que el suelo se moje al salir de la ducha, mientras que los asideros y barras de baño serán un complemento ideal para darnos equilibrio y seguridad a la hora de salir del pie de ducha o bañera. Los elevadores de bañera tendrán la misma función: aunar comodidad y seguridad a la hora de salir de la ducha.

Esperamos que este artículo os haya sido útil para utilizar la ducha con la mayor seguridad posible, sobre todo en personas de avanzada edad. Si quiere informarse sobre cómo garantizar la seguridad en la bañera, así como más información sobre los productos mencionados en el artículo, no dude en contactar con nosotros en nuestro servicio de Atención al Cliente en la dirección de correo electrónico [email protected]

Foto: DuchaManía

Deja tu comentario