El uso de muletas significa que existe un problema en las extremidades inferiores. Cómo hemos explicado en artículos anteriores, escoger bien este apoyo extra es crucial ya que una elección desafortunada e incluso hacer un mal uso de las mismas puede repercutir negativamente en la salud del paciente.

¿Cómo debe ser el desplazamiento con muletas? Manejar las muletas puede parecer sencillo pero es necesario seguir unos pasos básicos para realizar desplazamientos completamente seguros:

Caminar y girar

Para empezar a caminar debemos colocar las muletas a unos 30 cm por delante del cuerpo, apoyarnos en los puños dejando caer el peso y echar el cuerpo hacia delante. Es muy importante que las muletas se usen siempre como sistema de apoyo de la pierna débil, de tal forma que evitamos hacer esfuerzos con ella y la recuperación avance conforme a lo esperado.

Los giros son también muy sencillos, simplemente debemos pivotar sobre la pierna fuerte y dirigirnos hacia el lado deseado.

Sentarse y levantarse

Para sentarnos, es aconsejable que el asiento donde vayamos a situarnos disponga de brazos. Nos pondremos de espaldas al asiento y demos conseguir que la parte posterior de nuestras piernas lo toque. En ese momento pasamos todo nuestro peso a la pierna fuerte y la pierna débil se mueve hacia delante. Cogemos las dos muletas con la mano de la pierna débil, con la mano libre agarramos el reposabrazos del asiento y nos sentamos lentamente.

A la hora de levantarnos, nos situaremos en la parte más externa del asiento y moveremos la pierna dañada hacia delante. Una vez posicionados, cogemos las muletas con la mano de la pierna débil y usamos la mano libre para ayudar a levantarnos. Debemos mantener el equilibrio con la pierna fuerte hasta conseguir colocar una muleta en cada mano.

Subir escaleras

Para subir escaleras de forma segura y cómoda daremos un paso con la pierna fuerte y subimos las muletas al escalón de arriba. A continuación, apoyamos la pierna fuerte y subimos la débil. Debemos repetir esta operación tantas veces como escalones queramos subir. Y, para bajar escaleras, las muletas se deben colocar en el primer peldaño de abajo, moveremos la pierna lesionada hacia delante y seguidamente la fuerte, esperamos a estabilizarnos y continuamos hasta acabar de bajar.

Además, de estos parámetros de desplazamiento debemos tener en cuenta estos otros consejos a la hora de realizar un uso correcto de las muletas:

  • La muleta debe hacer el trabajo de la pierna debilitada
  • Siempre miraremos hacia delante
  • Debemos regular las muletas a la altura de la cadera
  • Los codos deben estar ligeramente flexionados
  • Las manos deben cargar el peso del cuerpo
  • El pie de la muleta debe ir siempre un poco por delante de los pies, para evitar tropiezos
  • Hay que controlar el estado de la contera para prevenir resbalones y ruidos y mejorar la amortiguación

Si seguimos estas sencillas recomendaciones conseguiremos una recuperación más segura y completa e incluso más rápida ya que no se debe forzar la pierna lesionada.

belibe Salud se pone a su entera disposición para conseguir que nuestros clientes escojan el producto más adecuado para su lesión. Por ello, le ofrecemos una amplia gama de muletas que garantizan la mejor recuperación. Si tiene cualquier duda, puede ponerse en contacto con nuestros especialistas a través del correo electrónico [email protected].

2 Comentarios

  • JOSE MATI ADUARTE

    Hola buenas quería hacer una consulta sobre las muletas extra larga Quisiera preguntar si la tiene con Puño anatómica y de las que suelen ser semicerrada arriba a la altura del brazo estaría interesado en un par de ellas una derecha y otra izquierda

    • Javier Serrano Buendía

      Buenos días Jose, la muleta de aluminio ligero extralargo está especialmente diseñado para personas altas. Todas la muletas están diseñadas con puño anatómico para un correcto agarre y semicerradas a la altura del antebrazo (se puede regular la altura). Muchas gracias por tu comentario.

Deja tu comentario