La utilización de nebulizadores es una forma popular de suministrar fármacos a personas que presentan problemas pulmonares tales como asma, bronquitis, neumonoconiosis, traqueítis, fibrosis quística… Funciona mediante la inhalación a través de una mascarilla o boquilla para ir respirando las dosis del medicamento recetado por el especialista de forma sencilla y automática.

La nebulización consiste en administrar sustancias en forma de aerosol a partir de líquidos en una dosis óptima para que puedan ser respiradas por el usuario sin problemas; por lo que las bases para utilizar esta fórmula se reducen al uso de sustancias en formato líquidos, la necesidad de tomar una gran cantidad de dosis de un medicamento mediante vía respiratoria y la barrera del conocimiento para los enfermos que no puedan usar sistemas convencionales de inhalación.

Recomendaciones

  • El paciente debe encontrarse sentado y con la espalda recta
  • Debe respirar a un ritmo natural
  • El usuario no debe hablar durante el proceso
  • Es necesario preparar la dosis justo antes de ser suministradas
  • Es necesario el conocimiento de la máquina a la hora de realizar su limpieza periódica.

El avance de este tipo de formas para suministrar los medicamentos es un gran progreso a la hora de mejorar la calidad de vida de los pacientes. Su cómodo funcionamiento y mecanismo sencillo ayuda a que los usuarios puedan tomar las dosis desde la comodidad del hogar y así evitar ingresar innecesariamente en un hospital y así reducir notablemente la incomodidad de encontrarse en un centro.

Facilidades

El dispositivo ayuda a que el usuario mantenga ciertas ventajas a la hora de tomar la medicina, entre las que destaca:

  • No es necesario tener una supervisión de la respiración muy estricta
  • Pocas instrucciones a la hora de sus utilización
  • La coordinación respiratoria con la máquina no es necesaria
  • Su uso dura entre 15 y 25 minutos
  • Perfecto para niños en edad pediátrica que necesitan un tratamiento adecuado.

Forma de uso

Cualquier tipo de nebulizador se compone de un dispositivo generador de energía, el nebulizador en el que se introduce el líquido y, por último, la boquilla o mascarilla para respirar por la boca.

Es importante que el enfermo se encuentre en una sala a parte, separada de otros usuarios para impedir que el uso de antibióticos pueda afectar nocivamente a cualquier persona que no necesite tomar dicho fármaco.

Tipos de nebulizadores

  • Nebulizador tipo jet

Las partículas de mayor tamaño chocan contra varias pantallas para que, continuamente, vayan propulsando hacia el nebulizador y las pequeñas sean conducidas al paciente. A mayor flujo menos tiempo de uso. Es el más habitual para uso a domicilio.

  • Nebulizador ultrasónico

Funciona mediante un cristal de cuarzo conectado a una corriente eléctrica de alta frecuencia, esto provoca una vibración que modifica el líquidos para convertirlo en vapor o niebla. Una vez creado, se suministra hacia el paciente. Utilizable para nebulización y salbutamol, pero no para corticoides

  • Nebulizador de malla

Su funcionamiento residen en determinar que el líquido pase por una malla, que puede ser estática (el líquido pasa por ella mediante presión) o vibradora (la sustancia pasa mediante vibración). Para pacientes con fibrosis quística y bronquiectasias para tratamientos largos de más de seis meses, especialmente con antibióticos inhalados.

Nota: puede encontrar todo tipo de nebulizadores en nuestra página web y si presenta alguna duda o desea ampliar más información sobre nebulizadores en nuestro departamento de atención al cliente a través del correo [email protected]

Deja tu comentario